Abordaje histórico de la Salud Mental desde el Ministerio de Salud: Retos y acciones

- Secretaría Técnica en Salud Mental enfatiza en importancia de cambiar el modelo de la atención hospitalaria a la comunitaria.

- Principal propuesta apunta promoción de la salud mental como parte de un estilo de vida corresponsable de bienestar social.


Por Francisco Golcher


El tema de Salud Mental no ha sido objeto de abordaje efectivo en las Políticas Públicas en el país. Empero, se han impulsado desde distintos ámbitos gubernamentales y no gubernamentales, acciones que directa o indirectamente inciden en la Salud Mental, especialmente en el área materno-infantil.


Por ejemplo, las impulsadas por el Ministerio de Salud en la década de los 70 como la investigación y la promoción de la Salud Mental a través de los programas nacionales de preparación psicofísica para el parto y el programa de Evaluación y Estimulación del Desarrollo Integral del Niño menor de 6 años (1976-1977).


Bajo el paradigma de reclusión y esfuerzos dirigidos a la enfermedad se creó el Asilo Manuel Antonio Chapuí en el año 1890, esto derivó en un modelo de atención biologista centrado en el Hospital Nacional Psiquiátrico (HNP).


En 1961, se estableció por primera vez en un hospital general, un servicio de Psiquiatría en el Hospital Dr. Rafael Ángel Calderón Guardia que dependía del Servicio de Medicina pero contaba con una jefatura propia desde 1972.


Con la Ley de traspaso de los hospitales a la Seguridad Social en 1973, la atención de las personas con trastornos mentales quedó oficialmente a cargo de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS).


En la década de los 80 se impulsó la prevención y la detección de problemas de Salud Mental en el nivel primario de atención, mediante la capacitación a médicos generales, técnicos de atención primaria, líderes comunales y personal de apoyo de los servicios básicos de salud (CCSS y Ministerio de Salud) en la provincia de Limón, región Chorotega y Pacífico Central. También se implementaron proyectos pilotos de Salud Mental en Quepos, Parrita y la Clínica Marcial Fallas en Desamparados.


En 1986, con la ley 7.035 (que reforma la Ley Orgánica del Ministerio de Salud), se creó el Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA). Su artículo 21 indica que le corresponde el estudio, prevención, tratamiento y rehabilitación del alcoholismo y de la farmacodependencia, así como la coordinación y aprobación de todos los programas públicos y privados orientados a esos mismos fines.


A principio de la década de los 90, Costa Rica firmó la Declaración de Caracas, movimiento que invita a los países a la reestructuración de la atención psiquiátrica, proponiendo el cambio del modelo centrado en el Hospital Psiquiátrico hacia el comunitario, nuevo paradigma de la atención en Salud Mental. Con este fin se coordinó un grupo de trabajo y se elaboró el Plan Nacional para la Reestructuración de la Psiquiatría y la Salud Mental en Costa Rica, publicándose el Decreto Ejecutivo No. 20665-S, aún vigente, para impulsar su implementación.


Desde 1991, el HNP inició un importante proceso de desinstitucionalización de personas con discapacidad asociada a enfermedad mental, en estado de abandono o “condición asilar” que no requerían hospitalización, situación que violentaba sus derechos humanos. Con esto se logró la disminución de camas de larga estancia (de 761 en el 2000 a 245 en el 2010), significando un importante avance de los cumplimientos de los compromisos de la declaración anterior.


También se implementaron planes individuales dentro de un proyecto hospitalario integral de rehabilitación, apoyado y en coordinación con el Consejo Nacional de Rehabilitación y Educación Especial (CNREE) con las familias que permitieron la reinserción.


Conscientes de esta necesidad, en el Plan de Gobierno 2010-2014 se inserta un lineamiento sobre la Salud Mental: Fomentar y proteger la Salud Mental y fortalecer los programas de tratamiento de las adicciones, proponiendo el diseño de modelos de Salud Mental de base comunitaria, el fortalecimiento de alianzas entre la CCSS, el IAFA y organismos no gubernamentales involucrados”. (Chinchilla, 2010)


Para cumplir dicho mandato, la Ministra de Salud Daisy Corrales Díaz insertar nombre de ministra,  asignó en setiembre del 2011, un Viceministerio encargado del tema de Salud Mental para trabajar en una Política Nacional de Salud Mental y en el tema de adicciones.


Con los avances científicos y éticos de la sociedad del siglo XXI, y la ratificación de la Declaración Universal de los Derechos de las Personas con Discapacidad en el 2010 y su protocolo, se propone que los enfoques tengan una máxima vigencia de los Derechos Humanos.


La Ley 9213, del 2013 creó la Secretaría Técnica de Salud Mental como una instancia adscrita al Despacho Ministerial y un ente de Política Pública como es el Consejo Nacional de Salud Mental, ambas se empezaron a desarrollar en 2014.


Dicha Política parte de las premisas de prevención de enfermedades, atención, curación y rehabilitación de personas con trastornos mentales en el ámbito comunitario. Precisamente su particularidad recae en el cambio de modelo hospitalario a un enfoque integral que contempla varios enfoques.


Los 5 ejes de la misma son: biológico, ambiental, social-económico-cultural, sistemas y servicios de salud, y fortalecimiento institucional.


En 2017 se consolidó la estructura organizacional y sus funciones, así como el Plan de Trabajo. Actualmente, se ha definido la Salud Mental como una prioridad del gobierno, creando un indicador de salud mental en el Plan Nacional de Desarrollo e Inversión Pública, consolidando como un compromiso de país los Objetivos del Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030. En marzo de 2019 se cerró la parte asilar del Hospital Nacional Psiquiátrico.


Considerando esta perspectiva histórica, existen algunas deudas o retos pendientes en el abordaje:


  • Implementar la Promoción de la Salud Mental como estilo de vida y bienestar social.

  • Desarrollar y fortalecer de la formación del recurso humano en Salud Mental.

  • Readecuar el Modelo de Atención en Salud Mental para garantizar una atención integral a las personas usuarias de los servicios con enfoque comunitario.

  • Fortalecer el sistema de información en Salud Mental.

  • Consolidar el sistema de atención en Salud Mental para situaciones de desastres naturales y antrópicos, por medio del abordaje psicosocial.

  • Fortalecer las redes de promoción, prevención, atención y rehabilitación a las personas con trastornos mentales y del comportamiento, así como problemas asociados al consumo de sustancias psicoactivas.

  • Participar en las acciones de promoción y protección social de los grupos vulnerabilizados, tales como mujeres, niños y niñas, adolescentes y personas adultas mayores.

  • Fortalecer los mecanismos de protección, prevención y atención de la violencia de género y doméstica, abuso sexual, acoso laboral, discriminación por: orientación sexual, credo, afiliación política, etnia; discapacidad física o mental y adultas mayores.

  • Velar por los derechos humanos, tanto en lo individual como en lo colectivo o comunitario para el disfrute de una vida digna, armónica y la sana convivencia social.


Existen algunas nuevas tendencias en el abordaje terapéutico psiquiátrico:


  • Abordaje de la patología dual y los trastornos mentales y del comportamiento que coexisten con el abuso de sustancias psicoactivas.

  • Desarrollo de clínicas para atender nuevas patologías.

  • Atención integrada con las neurocienciasy trabajo en equipo.

  • Utilización de psicofármacos de nueva generación y los tradicionales con eficacia comprobada con base en estudios de biodisponibilidad y bioequivalencia.

  • Dotación de camas de internamiento para los problemas de salud mental y psiquiatría en los hospitales especializados, nacionales, regionales y periféricos.

  • Fortalecimiento de los Equipos Interdisciplinarios de Salud Mental (EISAM) coordinados por un psiquiatra para mejorar la cobertura y aumento de esta modalidad de atención en las áreas de mayor impacto psicosocial.

  • Reducir los tiempos de atención por parte de los profesionales psiquiatras en al menos una hora para casos nuevos y media hora para casos subsecuentes, no se pueden reducir la atención por la productividad, porque no es una maquila la atención en psiquiatría.os pacientes en salud mental son totalmente diferentes a los pacientes con dolencias físicas.


A manera de cierre, es determinante el papel del Ministerio de Salud como ente rector en Salud Pública y en lo relativo a la política pública de Salud Mental, por sus responsabilidades de gobernar, dirigir y conducir a una comunidad, el conjunto de instituciones o personas y a ejercer autoridad sobre ellas.


En este proceso lidera, promueve y articula, de manera efectiva, los esfuerzos de los actores sociales claves y ejerce potestades de autoridad sanitaria, para proteger y mejorar la salud de la población.Lo anterior gracias a la Política Nacional de Salud Mental y la Secretaría Técnica de Salud Mental que operacionaliza la Política Nacional de Salud 2012 – 2021 y el apoyo político del Consejo Nacional de Salud Mental.






  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco

Suscríbase a Nuestro Boletín

Diálogos sobre el Bienestar impulsa temas urgentes en la conversación social para entender retos y promover soluciones generadas por el expertís costarricense. DsB es liderado por FLACSO Costa Rica y la Fundación Konrad Adenauer Stiftung.

© 2020 Diálogos sobre el Bienestar. Derechos Reservados.