Acoso político contra las mujeres: realidad de las Vicealcaldesas en Costa Rica

Por Katherine Fernández Rojas


“Muchas veces tenía actitudes de burla hacia mí, una forma solapada de agresión hacia mí, no me pegaba gritos ni nada, pero si tenía una forma de cómo hacerme sentir mal”


A través de la historia, ha existido en Costa Rica una constante lucha por propiciar espacios de participación política a las mujeres. A pesar de los avances fundamentales a nivel nacional como el voto femenino en 1949, la Ley 7.653 donde se estableció una cuota de un 40% de participación de las mujeres en las listas de las asambleas de distrito, cantonales y provinciales (art. 60, 1996), y posteriormente  la Ley 8.765 en el 2009 implementando el principio de igualdad y no discriminación, paridad y alternancia, como mecanismos para garantizar la participación política de las mujeres, en la actualidad la realidad es distinta, existe una subrepresentación femenina en la participación y representación política.


A pesar de la importancia de promover una igualdad formal (legislación, políticas públicas, protocolos, entre otros), existe una deuda en la garantía de la igualdad real (cumplimiento de la legislación) para garantizar el pleno ejercicio de los derechos políticos-electorales de las mujeres.


Son diversas las barreras existentes a través de los años que han obstaculizado la participación de las mujeres en el ámbito público, como por ejemplo culturales, personales, económicos, socio-culturales, las cuales han permeado en el disfrute pleno de su participación política sin ningún tipo de discriminación hacia ellas, como es el acoso y violencia política.


El acoso político en razón de género es manifestado por diversas expresiones discriminatorias contra las mujeres que en la mayoría de los casos son expresadas de una forma solapada, lo cual es difícil de percibir por la persona que recibe las manifestaciones discriminatorias, ya sea de forma directa o indirecta.


La finalidad del acoso político es obstaculizar la participación política de las mujeres en cualquier etapa de su participación política, desde la postulación, la campaña o incluso el ejercicio pleno de sus derechos políticos-electorales.


Debido a lo anterior, en el 2019 se realiza la investigación denominada Acoso Político: Experiencias de vicealcaldesas en su participación política en el periodo del 2010-2020. La investigación analiza las experiencias de las mujeres en el puesto de la vice alcaldía, ya que a pesar de que en el 2019 se aprueba la paridad y alternancia, en el periodo electoral del 2010, de los 81 cantones, 71 mujeres fueron electas como vicealcaldesas y para el periodo electoral del 2016, 69 mujeres fueron elegidas para la vice alcaldía (Tribunal Supremo de Elecciones, 2010, p. 01).

Fuente: Tribunal Supremo de Elecciones (TSE)


La información refleja una feminización del puesto de la vice alcaldía. Debido a los datos anteriores, y a los diversos recursos de amparo generados ante el Tribunal Supremo de Elecciones denunciando conductas discriminatorias hacia las mujeres, asimismo a las diversas visitas de vicealcaldesas ante el Instituto Nacional de las Mujeres buscando asesoramiento para interponer una denuncia ante expresiones discriminatorias en su función pública. Además, teniendo en cuenta que la vice alcaldía representa un puesto de poder y que existe una jerarquía, por tal motivo la investigación analizó la experiencia de las vicealcaldesas en este puesto de elección popular.


Los patrones sociales y culturales históricamente asociados a la población masculina, han generado la reproducción de manifestaciones discriminatorias hacia las mujeres, las cuales promueven y reproducen actitudes desiguales debido a las relaciones de poder entre hombres y mujeres en espacios políticos y públicos.


El acoso político que sufren las vicealcaldesas responde a un sistema patriarcal que se ve representado por el ejercicio de poder y dominio masculino hacia las mujeres en la política. Esto se ve reflejado en las decisiones de los partidos políticos al completar las papeletas, se siguen optando por hombres en las primeras posiciones como la alcaldía, y posteriormente haciendo cumplimiento a la alternancia, se escoge a las mujeres para el puesto de vice alcaldía, debido a lo anterior, se expone el siguiente testimonio: “Han dicho: “Es que como hay que rellenar el campo de las mujeres””. Las participantes de la investigación han externado sentirse utilizadas por el partido político únicamente para cumplir con la normativa electoral.


Teniendo en cuenta que existe una jerarquía en este puesto de elección popular, las participantes han externado que existe un vacío en el Código Electoral, ya que únicamente se establece las funciones propias de la figura de la alcaldía y no así para la vice alcaldía. Esta situación ha propiciado que los alcaldes decidan qué labores asignar a las vicealcaldesas, donde la mayoría de las veces no corresponden a labores administrativas u operativas como se establece en el artículo 14.


Me asignó como función vigilar la entrada de la municipalidad para registrar la hora de entrada y salida del personal, así mismo corroborar el tiempo que le conllevaba al personal municipal tomar café” (Testimonio de vicealcaldesa).


Debido a la información anterior, las mujeres han tenido que optar por recursos de amparo ante el TSE para hacer valer sus derechos políticos. Ante los recursos de amparo interpuestos en el TSE, el Tribunal da con lugar cuando no se le asignan funciones administrativas u operativas o el espacio físico y los materiales para que las personas se puedan desempeñar en sus cargos.


Sin embargo, cuando existen otros obstáculos en la participación política de las mujeres como acoso, manipulación, amenazas, intimidación, hostigamiento, violencia psicológica, entre otras, Costa Rica no cuenta con legislación ni otra medida para presentar una denuncia contra el acoso y violencia política.



Fuente: Creación propia con testimonios recabados en la investigación: “Acoso Político: Experiencias de vicealcaldesas en su participación política en el periodo del 2010-2020”.



Con base en, los diversos testimonios de las vicealcaldesas durante las entrevistas, se determinan diversas situaciones que enfrentan en su vida política. Las expresiones discriminatorias que recibieron las vicealcaldesas fueron de parte del alcalde, del personal municipal, e incluso del Consejo Municipal, en los tres momentos de su participación política, la postulación, campaña y en el ejercicio de su cargo.  


El estudio evidencia que las áreas de trabajo que se les asignan a las vicealcaldesas corresponden a lo que socialmente se les han asignado a las mujeres, el área social, cultural y recursos humanos, lo cual refleja la reproducción del rol tradicional del cuido de otras personas, asignado tradicionalmente a las mujeres.


Las diversas expresiones de las vicealcaldesas cuando compartían su experiencia política estaban representadas por un sentimiento de incertidumbre y otros sentires al no conocer lo que podían realizar como parte de las funciones propias de la vicealcaldía.


Por consiguiente, las vicealcaldesas que interpusieron una denuncia para que se les asignara funciones y las herramientas para desarrollar sus labores, indicaron que el ambiente hostil aumentó cuando el alcalde recibió la denuncia, por ejemplo, aumentaron las burlas, humillaciones, se les ignoraba, no se les convocaba a las reuniones, entre otras actuaciones.


Asimismo, la mayoría de las entrevistadas indicaron haber recibido tratos discriminatorios, y que su trabajo se desarrollaba en un ambiente hostil, sin embargo, señalaron también conocer compañeras que estaban pasando por la misma situación.


“Si se de otras compañeras que les ha costado mucho”

“Ellas me contaban las penumbras, las desilusiones, el dolor, las humillaciones, que el alcalde les hacía”

“Fui de las pocas vicealcaldesas que tiene una buena relación con el alcalde”.


También, cuando un nuevo periodo electoral se acercaba, las entrevistadas indicaron presenciar un ambiente hostil, más cuando el alcalde había externado su deseo de reelegirse. Los diversos comentarios de las vicealcaldesas señalaron que la figura del alcalde las ve como una amenaza para su reelección. Estas y otras conclusiones de la participación política de las vicealcaldesas se evidencian en el estudio realizado, por ende, es necesario medidas que permitan velar por la garantía de los derechos políticos de las mujeres.


Es fundamental, no sólo propiciar la participación de las mujeres en la política, sino también que haya representación en los puestos de elección popular, por lo tanto, es importante la aplicación de la paridad horizontal. Sin embargo, es necesario el seguimiento de la vida política de las mujeres con el fin de garantizar el ejercicio pleno de sus derechos políticos sin ningún tipo de discriminación, debido a lo anterior, la aprobación de una legislación contra el acoso y violencia política permitirá prevenir, atender y sancionar cualquier expresión discriminatoria hacia las mujeres en la política, en conjunto con un trabajo interinstitucional.


Asimismo, se recomienda también una reforma al código electoral con el fin que se determinen de manera explícita las funciones correspondientes al puesto de la vicealcaldía. Además, es necesario que los partidos políticos creen mecanismos para prevenir y atender casos de acoso y violencia política como primera instancia.


Existe un reto en garantizar no únicamente la representación de las mujeres en relación a los números, sino también su representación cualitativa, es decir, ejercicio pleno de su función pública. La implementación de medidas como la paridad y alternancia es un avance fundamental por velar la igualdad de acceso de las mujeres a un puesto de elección popular, sin embargo, la representación sustantiva debe ser considerada como agenda nacional, con el fin de prevenir, atender y sancionar el acoso político hacia las mujeres que sin duda es un obstáculo para ejercer su puesto político.



  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco

Suscríbase a Nuestro Boletín

Diálogos sobre el Bienestar impulsa temas urgentes en la conversación social para entender retos y promover soluciones generadas por el expertís costarricense. DsB es liderado por FLACSO Costa Rica y la Fundación Konrad Adenauer Stiftung.

© 2020 Diálogos sobre el Bienestar. Derechos Reservados.