• Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco

Suscríbase a Nuestro Boletín

Diálogos sobre el Bienestar impulsa temas urgentes en la conversación social para entender retos y promover soluciones generadas por el expertís costarricense. DsB es liderado por FLACSO Costa Rica y la Fundación Konrad Adenauer Stiftung.

© 2020 Diálogos sobre el Bienestar. Derechos Reservados.

Avances y Retrocesos de Costa Rica en materia de Cambio Climático

- Del 8 al 10 de octubre, Costa Rica dará espacio a la PreCOP25.

- Actualmente, el país se encuentra realizando esfuerzos principalmente en la mitigación de emisiones de CO2; sin embargo, el panorama aún es desalentador en cuanto a adaptación y financiamiento.


Por Monserrat Cordero Parra



En pocos días, el país será la sede de la PreCOP25, un espacio donde 60 delegaciones de diferentes países abordarán la problemática global del cambio climático. Ante tal coyuntura, ¿cuáles han sido los avances y retrocesos del país en esta materia?


A mediados del 2017, en el marco de la COP 21, fue adoptado el Acuerdo de París, el cual supone un hito histórico en la lucha contra el cambio climático. Su objetivo principal es evitar que el incremento de la temperatura media global del planeta supere los 2ºC e idealmente se limite a 1,5ºC.


Tras el acuerdo, cada uno de los países se comprometió a contribuir en materia de mitigación y adaptación, de acuerdo con sus Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDCs, por sus siglas en inglés). Se trata de diversos planes de acción en los que se explicita la cantidad de emisiones de gases que reducirá cada país y las políticas que se necesitarán para llevar a cabo esa meta. Esta información depende de las posibilidades y nivel de ambición de cada nación y se actualiza cada cinco años.


La NDC de Costa Rica presentada por Costa Rica en el 2015 señala un compromiso de emisiones de 9.374.000 tCO2 eq netas al año 2030. Esto requiere de esfuerzos importantes relacionados con mitigación -con énfasis en reducciones netas-, adaptación basada en comunidades y ecosistemas; no obstante, el país camina lento y la industria automovilística crece a pasos agigantados.


De acuerdo con la Emission Database for Global Atmospheric Research (Edgar), entre el año 1990 y 2017, las emisiones de Costa Rica aumentaron un 179%; es decir, pasaron de 2.913 MtCO2/yr (megatoneladas de emisiones por año) a 8.138 MtCO2/yr. Del total, el sector transportes mostró el mayor incremento en la emisión de gases.


En un período de 27 años, el sector transportes creció un 258%, seguido por el de construcción con 251%.


En esta misma línea, el Instituto Meteorológico Nacional (IMN) reveló que el sector transportes es la principal fuente de gases contaminantes del país y responsable del 40% de las emisiones de Costa Rica, según el Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero y Absorción de Carbono (2012).


Esta situación es generada por el parque vehicular que circula en Costa Rica, que para el 2012 fue de alrededor de 1.400.000 vehículos, de acuerdo con el IMN. Este año, será presentado el Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero y Absorción de Carbono (2015).


Mitigación: Plan de Descarbonización


Ante panorama para nada alentador, en febrero de este año, el Gobierno de la República presentó una hoja de ruta hacia la descarbonización. El propósito de este plan de mitigación es continuar creciendo económicamente al tiempo que se reducen las emisiones de gases contaminantes en el país.


Según el plan, para el 2050, el país llegaría a ser carbono neutral. De esta forma, el país haría su contribución necesaria para que el mundo no supere un calentamiento de 1,5 grados Celsius a final de siglo.


¿Cuáles son las acciones que se deben ejecutar? Para reducir las emisiones en el sector de transportes, el plan propone darle prioridad al sistema de transporte público; es decir, electrificar la flota vehicular.


“La implementación del Acuerdo de París pasa por una electrificación del transporte. Pues el último informe del IMN del 2012 especificó que el gran emisor de gases fue el sector de transporte; sin embargo, no todo el esfuerzo está en transporte”, aseguró la asesora de la Dirección de Cambio Climático, Agripina Jenkins.


Una de las principales obras que apuestan a este cambio en el transporte público sería el Tren Rápido de Pasajeros, el cual conectaría 73 km de la GAM y sería completamente eléctrico.Asimismo, el plan también prevé reducir a la mitad la cantidad de autos circulando en el Gran Área Metropolitana (GAM).


Para lograr la carbono neutralidad, el proyecto además contempla llegar a una cobertura forestal de 60% (actualmente es de 52%) y otras medidas en sectores como agricultura y ganadería y residuos, donde también las emisiones llegarían a ser cero netas en el 2050.


De acuerdo con Jenkins, otros de los avances del país relacionado con mitigación son la implementación de la NDC, el Plan Nacional de Desarrollo que tiene metas de descarbonización y el Programa País de Carbono Neutralidad.


“Además, con el sector agropecuario, que ha sido muy pionero en esta lucha, se firmó el año pasado un acuerdo de reducción de emisiones. Se adoptó la ruta que iba a seguir el sector agro según la NDC. También se logró firmar un acuerdo de reducción de emisiones en el sector transporte”, destacó.


El director de la Escuela de Geografía de la Universidad de Costa Rica (UCR) y asesor de la Dirección de Cambio Climático, Pascal Girot, aseguró que es positivo que existan una serie de proyectos que buscan reducir emisiones en el sector ganadero y que ahora la tarea es masificar esas prácticas; sin embargo, esto requiere de financiamiento.


Adaptación


En cuanto a adaptación, Jenkins aseguró que los esfuerzos han ido dirigidos hacia la formulación de la Política Nacional que fue presentada en abril del 2018 y que busca transitar hacia un modelo de desarrollo resiliente de la sociedad costarricense, que evite las pérdidas humanas y modere los daños materiales generados por variación climatológica.


Entre sus objetivos específicos se encuentran fortalecer capacidades de adaptación y condiciones de resiliencia, reducir la vulnerabilidad presente y futura de los sistemas humanos y naturales y aprovechar las oportunidades que se presentan en la adaptación.


También se encuentra en elaboración el Plan de Acción de la Política Nacional de Adaptación y se tiene planeado trabajar con un grupo de 20 municipalidades para que incorporen elementos de adaptación y resiliencia a sus planes reguladores.


Por su parte, Girot señaló que aunque el país se encuentra caminando en el tema de adaptación, los esfuerzos aún “no mueven aguja”. “En el tema de adaptación tuvimos un avance en la administración pasada de Luis Guillermo Solís. Además en el 2018 se oficializó la Política Nacional de Adaptación. Ese es un proceso que no mueve aguja.


Si usted me pregunta si estamos mejor adaptados que en el 2015 todavía no, pero ya hay mecanismos institucionales que no existían antes. Ejemplo de ello es incorporar diseños más robustos de infraestructura para que cada invierno las inundaciones no se lleven un montón de puentes”, mencionó Girot.


Jenkins comentó también que la Dirección de Cambio Climático trabaja en la implementación de un Sistema Nacional de Métrica de Cambio Climático (Sinamecc) con datos abiertos para contribuir con la transparencia del país.


“No solo vamos a generar para Costa Rica el sistema, sino que también lo estamos poniendo a servicio de la comunidad internacional para que cada quien lo pueda usar y ajustar a sus circunstancias nacionales. Nos va a ayudar a medir cómo estamos en ciertos aspectos”, mencionó la asesora.


Financiamiento


Por otra parte, el país también se encuentra avanzando -aunque a paso lento- en la búsqueda de financiamiento que ayudaría a implementar los proyectos.


Actualmente ya se definió el término de finanzas climáticas “no solo como el ingreso de fondos internacionales por medio de cooperación, sino también a préstamos dirigidos al accionar climático y la movilización de recursos nacionales”, destacó Jenkins.


Actualmente, el país está invirtiendo recursos en temas de cambio climático y en la implementación de la NDC. Además, se han desarrollado capacitaciones en el sector seguros y financiero con el objetivo de que visualicen oportunidades de negocios.


Además, se está avanzando en la presentación de proyectos al Fondo Verde del Clima, el cual corresponde a un mecanismo para ayudar a países en desarrollo en prácticas de adaptación al cambio climático y mitigación de sus efectos. Hasta el momento, el país no tiene préstamos con el Fondo, sino que solo ha recibido donaciones.


Para Girot, pensar en la movilización de recursos en la coyuntura que vive actualmente el país es una tarea difícil debido al techo de endeudamiento público que existe.

“Logramos meter el tren eléctrico pero justo a tiempo y fue un milagro que no se haya retirado con la crisis fiscal que vivimos desde hace dos años. Es un contexto difícil para movilizar recursos”, argumentó el director de la Escuela de Geografía.


Sociedad Civil: 5C


La NDC presentada por Costa Rica en el 2015 planteó también la creación de un Consejo Consultivo Ciudadano de Cambio Climático que permitiría construir un espacio permanente de diálogo ciudadano sobre este fenómeno.


El 5C fue creado en agosto del 2017 por medio del DECRETO EJECUTIVO N° 40616- MINAE y vendrá a cumplir un rol estratégico en el diseño y ejecución del marco de transparencia que establece el Acuerdo de París.


El Consejo está conformado por 21 representantes de siete sectores: Comunitario (ASADAS y Asociaciones de Desarrollo), Biodiversidad-Ecosistemas, Agropecuario-forestal-pesca, Industrial-comercial, Infraestructura-Transporte, Indígena-mujeres- organizaciones laborales, Movilidad y sostenibilidad urbana.


De acuerdo con la directora del 5C, Luz Mari Alpízar, esta agrupación ya se encuentra trabajando y tiene muy claras sus funciones; sin embargo, han sufrido contratiempos e incluso muchas personas abandonaron el Consejo.


“Estamos en una etapa de conformación, de conocer propuestas. Dentro de las funciones está la sensibilización de la ciudadanía sobre cambio climático, conocer propuestas que se hagan y proponer ante la Asamblea y otras instituciones el tema de política pública y auditoría ciudadana a nivel nacional. El tema requiere la integración de muchas voces y nuestro trabajo tiene que ser muy articulado con instituciones, academia y ciudadanía”, destacó.


En cuanto al avance de Costa Rica en el cumplimiento de los compromisos del país en el Acuerdo de París, Alpízar señaló que hasta el momento la agrupación no puede generar posiciones en referencia a la mitigación o adaptación pues se encuentran “aprendiendo a construir mecanismos para la participación de la ciudadanía”.


Sin embargo, criticó las acciones que se están tomando en torno a financiamiento, pues considera que los mecanismos que existen no permiten que la ciudadanía (sobretodo los que provienen de colectivos) tenga acceso a recursos.


PreCOP25


Del 8 al 10 de octubre, Costa Rica será la sede la PreCOP25, una reunión previa a la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático que se realizará en Chile en el mes de diciembre.


Esta reunión preparatoria reunirá a 700 ministros o, en su defecto, jefes de delegación de los países, quienes verán aspectos de la negociación que se dará en Chile. Estas reuniones “ayudan a tomar consensos para tomar decisiones en la COP25”, destacó la directora de la Dirección de Cambio Climático, Andrea Méndez.


Por lo general, la PreCOP solo ve aspectos de negociación; sin embargo, durante esta ocasión se ofrecerán conferencias sobre ciudades sostenibles y movilidad, economía azul y soluciones basadas en la naturaleza.


Méndez señaló también que esta reunión tiene alto impacto, pues significa que Costa Rica mantenga su liderazgo en materia de cambio climático; le da más visibilidad como nación, situación que impulsa el turismo; y le brinda la posibilidad de canalizar y atraer inversión extranjera directa que apunta a los procesos de descarbonización.