• Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco

Suscríbase a Nuestro Boletín

Diálogos sobre el Bienestar impulsa temas urgentes en la conversación social para entender retos y promover soluciones generadas por el expertís costarricense. DsB es liderado por FLACSO Costa Rica y la Fundación Konrad Adenauer Stiftung.

© 2020 Diálogos sobre el Bienestar. Derechos Reservados.

Bienestar en Costa Rica a través del desarrollo regenerativo

Estudios transdisciplinarios son fundamentales para conocer los efectos del cambio climático sobre la sociedad y el medio ambiente.


Por Allan Valverde y Eduard Müller, Universidad para la Cooperación Internacional.




Estamos en una era de cambios exponenciales, planetarios y tecnológicos. Se han roto récords en temperatura en India, Europa, Alaska y el Ártico. Incendios arrasan millones de hectáreas en Siberia, Alaska, Amazonía, Indonesia y África. El deshielo es masivo. Informes previenen sobre límites críticos en la pérdida de diversidad biológica, impactos de la agricultura convencional, la contaminación y otros. Agrotóxicos dejan ver sus impactos en la salud humana y ecosistémica.


 La crisis económica mundial tiene al país sumido en una polarización de la sociedad, que exige soluciones al gobierno sin percatarse que el fenómeno supera nuestras fronteras y tiende a empeorar. El internet elimina tiendas y centros comerciales. La automatización afecta a empleos tradicionales en call center, banca, manufactura e incluso en servicios médicos.


La manipulación de “big data” ha llevado a las sillas presidenciales a líderes autoritarios dedicados primordialmente a generar caos mientras desarticulan la institucionalidad social y ambiental. Todas estas son claras señales de que el sistema actual está llegando a un momento histórico que exige cambios paradigmáticos.


Costa Rica debe despertar ante esta realidad o seremos también objeto del debilitamiento democrático. ¿Cuánta discusión se dio a raíz de la reforma fiscal, basada en un déficit del Producto Interno Bruto, un indicador que nunca ha medido el desarrollo? Nuestro país crece en inequidad y esta se incrementará aún más si no hacemos los ajustes profundos requeridos.


Hemos sido exitosos en la agenda verde, en especial las áreas protegidas, que siguen trayendo reconocimientos mundiales y turismo. En otras agendas hay rezagos importantes. El gobierno de Carlos Alvarado ha delineado un plan para descarbonizar la economía, también reconocido globalmente. Este se enfoca en la reducción de emisiones con un componente importante en la movilidad eléctrica.


Son acciones necesarias alineadas con las políticas globales de la CMNUCC (Comisión Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático) y el acuerdo de París. Lamentablemente no incorpora la pérdida de la biodiversidad y el uso excesivo de fertilizantes, que son los dos límites planetarios que más amenazan la existencia humana (Steffen, 2015). Esto es el resultado de los enfoques reduccionistas, ingenieriles y economicistas que caracterizan la ciencia y la institucionalidad occidental y por ende el modelo actual de desarrollo.


La pobreza, el cambio global y climático son problemas complejos que no se solucionan desde las disciplinas. Para promover un mayor bienestar y garantizar la viabilidad ecológica y un futuro mejor, el país debe transitar a acciones holísticas, co-creando soluciones transdisciplinarias que buscan la regeneración. La Economía de la Dona (Raworth, 2017) permite un análisis integral de los impactos ambientales y el desarrollo social (Fig. 1).


En la gráfica izquierda, tenemos la “dona” actual de Costa Rica con los límites biofísicos que han sido ultrapasados. En el centro observamos el desarrollo social, deficitario en el tema de equidad y empleo. A pesar de esto, si comparamos la dona de Costa Rica con la de otros países, hemos logrado un desarrollo social importante con un menor impacto ambiental.


Figura 1:

Gráfico del “dona” de Costa Rica

Fuente: con base en el trabajo de Kate Raworth (2017) y la Universidad de Leeds (https://goodlife.leeds.ac.uk/countries/#CostaRica)


Costa Rica podría transformarse en un verdadero líder mundial si logra la dona ideal. Para hacer esto, es necesario migrar hacia un desarrollo regenerativo. La Universidad de la Cooperación Internacional ha lanzado una iniciativa global en colaboración con socios para promover un desarrollo que genere mayor bienestar para todas las formas de vida en el planeta, incluyendo la nuestra. Esta versión del desarrollo regenerativo se diferencia de otras por contemplar seis “ejes” que deben ser integrados de manera holística, transdisciplinaria.


Figura 2

Desarrollo regenerativo

Fuente: Universidad para la Cooperación Internacional (Müller, 2016)


Los programas académicos incorporan el nuevo paradigma, por ejemplo, en la Maestría en Liderazgo y Gerencia Ambiental que consolida la visión integral donde empresas e instituciones de gobierno superan antiguos programas de filantropía y responsabilidad social para dar paso a la generación de beneficios sociales, ambientales y económicos.


Esta aproximación genera grandes desafíos, especialmente por la carencia de profesionales formados fuera del reduccionismo clásico. Sin embargo, ofrece enormes posibilidades para un verdadero desarrollo local. La regeneración de paisajes funcionales, independientemente si son urbanos o rurales, productivos o de conservación, es una prioridad.


El empoderamiento de las comunidades locales para definir su futuro es esencial, lo que coincide con una visión a largo plazo dónde la gobernabilidad local será más importante que la centralizada en gobiernos nacionales.


 La producción de alimentos mediante prácticas regenerativas no solo incrementa la resiliencia y la capacidad adaptativa ante los cambios globales, también genera la muy necesaria seguridad alimentaria. La diversificación productiva y el encadenamiento con actividades como el turismo va a permitir que las comunidades locales se fortalezcan e incluso la introducción de monedas locales vendrá a reforzar las acciones colaborativas.


La economía regenerativa es fundamental. Deberíamos reincorporarnos en la Economía del Bienestar, promovida por la Wellbeing Economy Alliance (https://wellbeingeconomy.org/, s.f.), de la cual Costa Rica fue miembro activo con rol de liderazgo hasta la entrada del actual gobierno. La regeneración cultural permitirá crear lazos positivos e inclusión, recuperando autoestima y promoviendo asociatividad y cooperación en lugar de competencia.


La preparación de jóvenes para que se incorporen en la política permitirá permear con energía fresca una toma de decisiones con miras a una oportunidad de un futuro mejor. La espiritualidad basada en valores, principios, ética y responsabilidad permitirá curar muchos de los males que hoy afectan a nuestra sociedad.