• Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco

Suscríbase a Nuestro Boletín

Diálogos sobre el Bienestar impulsa temas urgentes en la conversación social para entender retos y promover soluciones generadas por el expertís costarricense. DsB es liderado por FLACSO Costa Rica y la Fundación Konrad Adenauer Stiftung.

© 2020 Diálogos sobre el Bienestar. Derechos Reservados.

Elecciones 2020: se consolida el multipartidismo y se debilitan los partidos nacionales

- Tendencia a representación de partidos provinciales y cantonales va hacia el incremento.


- Participación política de las personas en los comicios municipales sigue siendo menor al de las elecciones nacionales.


Por Ronald Alfaro y Jesús Guzmán

El domingo 2 de febrero de 2020 se realizaron en Costa Rica los quintos comicios para elegir autoridades municipales en los 82 municipios y 486 distritos del país. En esta oportunidad se designaron un total de 6.138 representantes políticos y compitieron más de 30.000 candidatos. En la región latinoamericana, Costa Rica fue uno de los últimos países en incorporar a su legislación la designación directa de este tipo de cargos.


Una vez más, los comicios se desarrollaron en un ambiente de normalidad y en un marco de respeto de los derechos civiles y políticos de todas las personas. Además, los resultados respondieron fielmente a la voluntad popular. No obstante, a pesar de un ligero incremento en la participación, del 35% al 36% del padrón electoral, predominó un elevado abstencionismo, que da cuenta de la enorme apatía de la ciudadanía para involucrarse en los asuntos municipales en un país que ha sobresalido históricamente por su fuerte centralismo estatal.


La baja participación en todo el país contrasta con las enormes disparidades en la concurrencia a las urnas en diferentes municipios. Por ejemplo, en el municipio de mayor participación votó el 66% de los empadronados, equiparable a una elección nacional (Raventós et al. 2005) y en el de menor participación sufragó únicamente el 25%.


La evidencia recopilada en este documento reafirma las tendencias observadas en elecciones municipales previas. Por un lado, las elecciones locales de 2020 prolongan la predominancia y consolidación del multipartidismo producto de un afianzamiento de los partidos locales (Alfaro 2002; Alfaro y Gómez 2014; Alfaro y Gómez 2016), el debilitamiento de los partidos tradicionales, particularmente del Partido de Liberación Nacional (PLN) y la apatía del electorado a pesar de un ligero incremento en la participación.


En lo que respecta a la concurrencia a las urnas, se observa una baja participación del electorado (35%), la cual concuerda con la tendencia reportada en las cuatro anteriores elecciones (Alfaro 2008).


Asistencia a las urnas sigue siendo baja pese a pequeño incremento


Tradicionalmente, la baja participación en contiendas locales se atribuye al hecho de que dichos comicios son considerados como elecciones de segundo orden y por ende de menor relevancia en perspectiva comparada (Heath et al. 1999; Müller, 1988; Trounstine 2013; Holbrook y Weinschenk 2013).


En el caso costarricense, de los 3.398.338 electores habilitados para sufragar solo un 36% hizo uso de este derecho (menos de un punto porcentual más que en la última contienda en 2016). El ausentismo de votantes en las urnas fue alto en comparación con procesos similares en otros países y con el resto de elecciones nacionales, pero se mantuvo estable respecto de lo acontecido entre 2002 y 2016.


En los comicios municipales de 2020, una vez más los electores de localidades urbanas se abstuvieron de participar en mayor medida que los de comunidades rurales (Alfaro 2002 y 2008, Alfaro y Gómez 2016). Los cantones cabecera de provincia (San José, Alajuela, Heredia, Cartago, Puntarenas, Liberia y Limón) encabezan los lugares con mayor ausentismo en las urnas en las respectivas provincias. En este grupo también se incluyen centros densamente poblados, como Desamparados, Goicoechea, La Unión y Tibás. En estos cantones el ausentismo superó el 70% de los electores.


Por otra parte, los cantones con menor abstencionismo son principalmente rurales, y entre ellos sobresalen Río Cuarto, Turrubares, Nandayure, Dota y San Mateo (localidades en las que alrededor del 65% de los electores concurrieron a las urnas). Este patrón de comportamiento, que difiere de lo que sucede en las elecciones nacionales (Raventos et al. 2005), puede encontrar explicación en el hecho de que para las comunidades rurales los gobiernos locales revisten una mayor importancia y tienen una mayor presencia institucional que las entidades del Gobierno Central (Gráfico 1).


El análisis de los patrones de abstencionismo revela importantes similitudes a lo largo del tiempo, es decir, las municipalidades que reportan los niveles más altos y más bajos de participación tienden a ser las mismas en las cinco elecciones de este siglo.


Gráfico 1

Abstencionismo por cantón en las elecciones municipales 2002-2020



Multipartidismo se fortalece a nivel local y disminuye la concentración de poder en los gobiernos locales


Desde la segunda mitad del siglo XX, el Partido Liberación Nacional ha tenido un fuerte predominio en la escena política local. Este partido alcanzaba más de la mitad de los escaños municipales hasta el año 1978, cuando inicia un periodo de transformación del sistema de partidos en Costa Rica (Guzmán Castillo, 2019)


En el presente siglo, el multipartidismo remplaza al bipartidismo en la conformación de los Concejos Municipales, pues los partidos tradicionales ceden terreno a otros competidores a nivel municipal. La aparición de nuevas fuerzas políticas (Acción Ciudadana, Movimiento Libertario en un inicio, y más recientemente Frente Amplio, Restauración Nacional, Nueva Generación o Republicano Social Cristiano) ha hecho que la competencia electoral aumente y que más fuerzas políticas obtengan representación en los gobiernos locales, no solo en las alcaldías sino en curules de regidores en los ayuntamientos.


Gráfico 2

Proporción de regidurías por partido político. 2002-2020

Tribunal Supremo de Elecciones. Declaratorias de elecciones 2002, 2006, 2010 y 2016. Disponible en https://www.tse.go.cr/declaratorias.htm; Tribunal Supremo de Elecciones. Resultados preliminares de elecciones municipales 2020, corte 12 al lunes 04 de febrero de 2020. Disponible en https://www.tse.go.cr/Resultados2020/#/regidores



En esta coyuntura los partidos nacionales se han debilitado y otras fuerzas han ganado terreno. Por ejemplo, la presencia del Partido Liberación Nacional a escala local ha pasado del 45% de los regidores en 2006 a un 33% en 2020.  De igual forma, el partido Acción Ciudadana que en 2006 obtuvo el 28.4% de los regidores a un 7.3% de los escaños.


Entre las agrupaciones que han crecido sobresale el caso de los partidos cantonales, que han tenido un crecimiento sostenido desde el año 2002. Desde los primeros partidos cantonales en lograr la elección de un regidor, (Alajuelita Nueva y Unión Generaleña 1982), en esta última elección hubo varios partidos locales que ganaron la alcaldía y una cifra récord de regidores.


De todos ellos, algunos casos relevantes son tres cantones de la provincia de Guanacaste, en los que la alcaldía fue ganada por un partido local y en donde no había antecedentes de un partido cantonal exitoso. Además, destaca el caso de Sarchí, en el que, en un hecho inédito los dos primeros lugares en la votación registrada fueron partidos cantonales.


Además de estos, existen dos partidos políticos de escala nacional que han logrado posicionarse con relativo éxito a nivel local: el partido Republicano Social Cristiano y el Partido Nueva Generación, que en su primera participación en elecciones de autoridades locales lograron posicionarse con presencia de regidurías en diversos cantones del país, y repitiendo para las elecciones de 2020.


En síntesis, los resultados de las elecciones municipales del 2020 refuerzan las tendencias de consolidación del multipartidismo y una baja afluencia de votantes, aspectos que han caracterizado a los comicios municipales de las últimas dos décadas. Como resultado, es los gobiernos locales muestran una mayor desconcentración de poder, con una mayor presencia de múltiples fuerzas políticas producto de que los partidos nacionales han cedido terreno frente a nuevas agrupaciones nacionales y cantonales.