• Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco

Suscríbase a Nuestro Boletín

Diálogos sobre el Bienestar impulsa temas urgentes en la conversación social para entender retos y promover soluciones generadas por el expertís costarricense. DsB es liderado por FLACSO Costa Rica y la Fundación Konrad Adenauer Stiftung.

© 2020 Diálogos sobre el Bienestar. Derechos Reservados.

Incidir positivamente en el cambio climático desde nuestras Municipalidades

Propuestas de candidaturas municipales sobre gestión de riesgo son fundamentales para la sostenibilidad ambiental de los 82 cantones a nivel nacional.


La planificación estratégica y presupuestaria es necesaria en las Municipalidades con condiciones particulares.


Por María José Vásquez

El 2 de febrero serán las elecciones municipales, donde se estarán eligiendo los cargos para alcaldesas y alcaldes, vicealcaldesas y vicealcaldes, regidoras y regidores, síndicas y síndicos, y personas en los cargos para concejal de distrito, intendencias y vice intendencias y concejales municipales de distrito.


De las 82 municipalidades de Costa Rica , hay alrededor de 66 alcaldes y alcaldesas que buscarán la reelección en las próximas elecciones municipalidades en febrero de 2020.


Reducción de pobreza, cambio climático, generación de empleo, menos presas, más ciclovías, más desarrollo local, mejorar la educación y la accesibilidad a la misma en su cantón, mucha más seguridad ciudadana; son algunos de los temas que personas candidatas a alcaldías municipales deberían dominar y tener dentro de sus planes de gobierno.


Estamos en una cuenta regresiva para que se elijan los nuevos gobiernos locales y con esto, la visión del desarrollo para los cantones – desde gobierno local- para los próximos 4 años.


La creación de cantones para la gente debe promover un desarrollo que sea sostenible y seguro, y poder lograr que estos sitios sean lugares en los que a las personas les guste estar, pasear y vivir.


Las personas candidatas en el proceso electoral municipal deben generar propuestas sobre la manera en la cual las alcaldías estarían promoviendo mucho más la seguridad ciudadana, los datos abiertos, entre otros temas de relevancia.


Ahora bien, ¿Qué se ha hecho y dejado de hacer en sus cantones en estas áreas? ¿Cuál es el tipo de desarrollo que quisiera ver en su cantón para los próximos 4 años? ¿Conocen cuál es la visión de los candidatos para su cantón?


Específicamente desde un punto de vista de sostenibilidad ambiental y cambio climático, el aumento en la frecuencia y el impacto de catástrofes producto del calentamiento global ha afectado inmensamente el territorio de Costa Rica.


El costo anual de la reparación y reconstrucción de infraestructura afectada por inundaciones, temporales y sequías pasó de ¢8.903 millones en 1988 a ¢202.681 millones en 2010, representando con esto el 1,01% del PIB, según datos de la Contraloría General de la República del 2017. La condición de riesgo seguirá creciendo si no se diseñan estrategias adecuadas para adaptar las sociedades.


De acuerdo con información generada en el 2011 por el MINAE, IMN y PNUD, hay cantones de alto riesgo climático por eventos extremos secos y lluviosos tales como Pérez Zeledón, Parrita, Turrubares, La Cruz, Upala, Guatuso, Los Chiles, Nicoya, Cañas mientras que hay otros con alto riesgo ante eventos extremos lluviosos tales como Tarrazú, Osa, Sarapiquí, Provincia de Limón.


Muchos de los impactos que sufren los cantones se podrían minimizar con una planificación a largo plazo, generando medidas de adaptación a estos, así como un diagnóstico sobre los grandes problemas a los que se verá expuesto cada uno de los cantones. Una línea-base climática en las alcaldías municipales puede dar lineamientos en el tipo de desarrollo que cada cantón debería tener en este tema.


Análisis territorial del riesgo actual del sector hídrico de Costa Rica ante el cambio climático


Fuente: MINAE, IMN, Y PNUD, 2011.


Las pérdidas reportadas después del huracán Otto y la tormenta tropical Nate, representaron un 0.4% y un 1.3 % del producto interno bruto del 2016 y del 2017, respectivamente, tal y como se indicó en el Informe del Estado de la Nación 2018.


Este tipo de catástrofes han puesto en evidencia la necesidad real en los cantones de Costa Rica de ver el cambio climático como un tema de desarrollo y no meramente “ambiental”, como erróneamente se ha considerado.


El cambio climático se torna de suma relevancia en el marco de este proceso electoral, debido al impacto que esto tiene a nivel territorial y a su vez en la ciudadanía. Asimismo, la participación ciudadana, responsable e informada, es trascendental para generar los cambios que deseamos ver en los cantones de Costa Rica.


Los gobiernos locales por su nivel administrativo y de proximidad a la ciudadanía, juegan un papel fundamental para proveer infraestructura resiliente y servicios cruciales para proteger vidas y bienes durante la respuesta a la crisis (ONU Hábitat, 2017).


Conociendo esta relación, uno de los mayores retos dentro del proceso electoral es que las personas salgan a votar. En el 2002, las elecciones se caracterizaron por un abstencionismo gigante (77,02% según el Tribunal Supremo de Elecciones) y a partir de ahí, a pesar de que el abstencionismo se ha reducido, continúa siendo bastante alto, llegando a un 64,6% de abstencionismo en el 2016.


El problema de contar con reducidos niveles de participación en las votaciones es que los puestos se terminan eligiendo por un porcentaje bastante reducido de los electores costarricenses.


Las elecciones municipales del 2016 tuvieron 2 características particulares, la primera fue que por primera vez se eligieron a todas las personas representantes municipales juntos, la segunda fue que la votación se realizó a mitad de periodo con respecto al Gobierno nacional. Las elecciones municipales tienen un papel esencial para la creación de cantones para la gente; y el salir a votar responsablemente, es necesario para la creación de estos.


Todos los cantones de Costa Rica tienen riesgo de que un evento extremo cause una sequía o una inundación impactando negativamente el agua potable y afectando el desarrollo humano. Todo el país debe estar preparado, y el rol de los gobiernos locales en poder identificar las zonas de mayor riesgo climático para priorizar medidas de adaptación es un punto de partida. Incentivar a la ciudadanía a leer, informarse, investigar y salir a votar es fundamental.


La creación de cantones para la gente requiere no solo de conocimientos en estos temas por parte de las alcaldías municipales, sino de una visión a largo plazo y de voluntad política para transformar la realidad a nivel territorial. La implementación efectiva va a depender de políticas y cooperación en todas las escalas y de una intervención de gobiernos locales activos y competentes y con las herramientas necesarias para incorporar esta temática dentro de su actuar.