• Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco

Suscríbase a Nuestro Boletín

Diálogos sobre el Bienestar impulsa temas urgentes en la conversación social para entender retos y promover soluciones generadas por el expertís costarricense. DsB es liderado por FLACSO Costa Rica y la Fundación Konrad Adenauer Stiftung.

© 2020 Diálogos sobre el Bienestar. Derechos Reservados.

Una ONG que trabaja con migrantes y personas en condición migratoria de refugio

- Condiciones geopolíticas de Costa Rica hacen propicios los movimientos de flujos migratorios.

- Organizaciones No Gubernamentales trabajan con dicha población para asegurarse que sus derechos sean cumplidos y respetados.


Por Edwin Viales


Compartiendo experiencias acerca de la búsqueda de recursos financieros


La Asociación La Red de Jóvenes Sin Fronteras Costa Rica es una ONG sin filiación partidaria ni religiosa ni fines de lucro para la promoción de la integración entre costarricenses migrantes y refugiados(as) la lucha contra la xenofobia y la discriminación fundada en el año 2011. Ha desarrollado proyectos con poblaciones migrantes, refugiadas, desplazadas forzadas y apátridas, tarea que, como veremos a continuación, en diez años de labor ininterrumpida no ha sido algo sencillo.


Cuando en el año 2013, la organización decide emprender un camino independiente (ya que durante los primeros dos años de trabajo los proyectos de la organización eran realizados gracias a la valiosa a cooperación financiera del ACNUR), las y los jóvenes costarricenses, migrantes y refugiados fundadores sabíamos que como sociedad civil organizada enfrentábamos una labor compleja.


Muchos años después trabajamos contra el adultocentrismo imperante; es común encontrar comentarios de personas adultas: ¿no están demasiado jóvenes para trabajar con personas migrantes y refugiadas?


Han cuestionado las capacidades profesionales y técnicas, incluida la de búsqueda de fondos. Por ejemplo, las y los miembros hemos experimentado, en primera persona, lo que es poner capital propio para que las iniciativas de la RED se realicen de una forma óptima, debido a lo difícil que es encontrar recursos para financiar las iniciativas.


Costa Rica por su posición estratégica en el centro del Continente Americano es lo que se conoce como un país mixto en materia de flujos de migratorios. Es un país receptor, expulsor y de tránsito de personas migrantes y en condición migratoria de refugio.


Con la agudización de la situación sociopolítica en Nicaragua (y Venezuela), nuestro país se ha convertido en lugar de acogida para muchas personas que buscan literalmente salvar su vida, lo que ha obligado a organizaciones que trabajan con estas poblaciones a tener que generar mecanismos de búsqueda de contenido económico y financiamiento para ejecutar programas y proyectos ante la masiva solicitud de servicios. Un año después del inicio de la crisis, más de 70,000 personas se han visto forzadas a huir de Nicaragua, y solo en Costa Rica, 55,500 personas han solicitado protección internacional, según datos del 2019 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).


El Plan de Acción Regional para el Fortalecimiento de la Respuesta a los Flujos Migratorios recientes de nacionales de Venezuela a América del Sur, Norteamérica, América Central y el Caribe es claro en señalar que las necesidades financieras asignadas para la optima atención de dichos flujos migratorios en Costa Rica es de un millón doscientos cincuenta mil dólares con veinte ocho centavos $1.250.028 –datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM)-.


ACNUR, en su plan regional de respuesta para refugiados y migrantes venezolanos indica que en América Central hay 153.800 refugiados y migrantes en situación de necesidad y los fondos requeridos para su atención son de $22 millones de dólares.


Panorama general a finales del año 2017 principios del año 2018, en materia de acceso a fondos


Desde finales del año 2017 y principios del año 2018, ACNUR Costa Rica trabaja con aliados, contrapartes y socios implementadores; y designó a cuatro organizaciones dentro de este grupo; quienes sin duda realizan una labor crucial con todos los proyectos y programas que desarrollan ante la actual situación país frente al tema.


Este cambio de dirección obedece a la generación de procesos migratorios más ordenados y focalizados para la debida atención y respuesta de la población. Aunado a lo anterior, responde a los mandatos emitidos desde:


  • Foro Mundial sobre Migración y Desarrollo

  • Declaración de New York sobre Refugiados y Migrantes

  • Pacto Mundial sobre Refugiados

  • Marco Integral Regional para la Protección y Soluciones (MIRPS) de ACNUR


Dada esta reorientación de la ayuda, el grueso de recursos con el que se cuenta en el país para el desarrollo de proyectos con personas migrantes y refugiadas son administrados y canalizados a estos cuatro socios implementadores. Los recursos disponibles para las ONG que no son parte de estos socios se vio profundamente disminuida.


Otro aspecto que también incide de forma indirecta en esta configuración y en la reducción de fondos de la Cooperación Internacional a los que se puede acceder fue la clasificación en el año 2013 por parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) de Costa Rica como país de renta media alta. No se puede negar esta realidad en las que se ven inmersas muchos de estos colectivos organizados, (con un “carácter pequeño” respecto a ONG’s “más grandes”) ha afectado en gran medida el trabajo.


Nuestra experiencia en la búsqueda de fondos de la Cooperación Internacional como alternativa, ágil y expedita para la consecución de Cooperación Financiera requerida.


La vocación de la Cooperación Internacional (SELA, 2005) es incrementar el nivel de vida de determinados individuos, en ámbitos específicos relacionados con su bienestar. Esta actividad fundamenta sus estrategias y acciones en el principio de que las relaciones económicas y políticas internacionales que, por sí mismas, no garantizan el desarrollo equitativo de los países ni el de sus poblaciones, especialmente el de las más vulnerables.


Desde la RED hemos encontrado en la búsqueda de fondos de la Cooperación Internacional una herramienta clave para poder presentar iniciativas con el objetivo de obtener recursos que nos permitan el desarrollo de proyectos con poblaciones de personas migrantes, refugiadas, desplazadas forzadas y apátridas.


A manera de ejemplo, durante los meses de noviembre del año 2016 a abril de 2017 se desarrolló el Proyecto de Prestación de Asistencia Humanitaria y Caracterización de Perfil Migratorio durante la primera etapa de la Crisis Humanitaria Cubana proyecto ejecutado para OIM, el Gobierno de Costa Rica y la CN.  Se visitaron todos los albergues habilitados en Costa Rica con el objetivo de hacer una caracterización de perfil migratorio se caracterización 7345 perfiles migratorios de ciudadanas y ciudadanos cubanos y se apoyo en la prestación de asistencia humanitaria.


El segundo caso es la iniciativa Conversatorios Sin Fronteras Gobierno Abierto, Agenda 2030, Objetivos de Desarrollo Sostenible, Migración y Refugio, proyecto pionero desarrollado de enero a julio de 2019 en Guápiles. Buscó vincular las temáticas de migración y refugio con Gobierno Abierto y ODS; ejecutados bajo la Cooperación Triangular de OEA y The Trust Foundation.


Consistió en el desarrollo de una serie de capacitaciones en donde se formó a un grupo de 20 personas jóvenes entre los 17 y 25 años beneficiarios directos en formulación de proyectos sociales. Una de las principales fortalezas fue la ágil y expedita canalización de fondos hacia la RED.


Estas dos iniciativas tienen tres cosas en común:

  • Forma ágil y amigable de los requisitos exigidos por los distintos cooperantes para acceder a los fondos

  • Canalización de los fondos sin tramites ni burocracia excesiva

  • Orientación a la búsqueda de resultados en un corto plazo de las distintas actividades del proyecto


Esta adecuación “amigable” de procesos no significa que no exista un control, ni tampoco una fiscalización adecuada de los fondos por parte del Cooperante; el hecho de que los procesos sean más simples de implementar facilita inclusive que una persona que no se dedique exclusivamente a la búsqueda de fondos o la ejecución de proyectos pueda realizarlo.


Las dos iniciativas anteriormente mostradas corresponden, lamentablemente, a la excepción y no a la norma para una ONG administrada por chicas y chicos menores de 35 años. Más allá de ello, existe disposición y voluntad política para conseguir este objetivo por parte de cooperantes, agencias de cooperación, agencias de Naciones Unidas e instituciones gubernamentales. Se pueden mover montañas.


Prospectivas útiles a futuro


La creación y desarrollo de espacios de intercambio de manera informal ejecutados y planificados entre las y los tomadores de decisiones de las agencias socias implementadoras de ACNUR y las ONG que conforman la Red Nacional de Organizaciones Civiles para las Migraciones (REDNAM) facilitaría un dialogo horizontal que permita una retroalimentación acera de las necesidades de las ONGS que cuentan con un menor financiamiento para el desarrollo de los proyectos.


Otra solución a mediano plazo que no involucra la canalización directa de fondos podría ser la triangulación o subvención de algunas iniciativas, así como desde la Dirección General de Migración y Extranjería hacia las ONG que no cuenten con tantos recursos presupuestarios para trabajar en el campo. Esto permitiría poder generar un apoyo mutuo en tareas específicas que requieran una colaboración más puntual como lo puede ser la atención directa de migrantes y refugiados o la facilitación de información y la asesoría migratoria en el campo.


La canalización de recursos financieros mediante este mecanismo faculta que las organizaciones puedan cubrir los gastos logísticos mínimos que se incurren para el desarrollo de un proyecto como puede ser transporte, materiales y alimentación de las y los miembros de las ONG’s que apoyen estas iniciativas para poder tener condiciones de trabajo decentes. Esto será una relación ganar-ganar para todas las partes.


No se debe focalizar tanto si el carácter de las ONG es “grande o pequeño”; por el contrario, la premisa debe ser empática, para que mediante las acciones que se ejecuten se busque el desarrollo humano integral de las personas migrantes, refugiadas, desplazadas forzadas y apátridas.


Vale la pena conocer las razones por las cuales recurren a los servicios que proveemos, lo cual contribuye, sin duda, al fortalecimiento de la democracia y al desarrollo del país. Al final de cuentas como me lo dijo recientemente en uno de nuestros conversatorios una mujer trans nicaragüense, quien fue forzada a desplazarse: “tenemos que hacer, que lo humanitario sea también humano”.