Trabajos comunales universitarios y su importancia en la mitigación y adaptación al cambio climático

- Universidad de Costa Rica comprometida con la búsqueda de soluciones intersectoriales al cambio climático que integral a las comunidades, estudiantes y resultados de investigaciones.

- Sociedad civil se conforma parte fundamental en concientización sobre el tema


Por Jessica Roccard, PhD y Adriana Araya Díaz

El cambio climático es uno de los mayores desafíos de nuestros tiempos. Este fenómeno ya tiene impactos directos e indirectos en nuestro planeta, que se intensifican progresivamente. Trae cambios en cascada afectando todos los aspectos de nuestra vida, y sus impactos ponen a prueba los límites biofísicos de nuestro planeta, generando importantes efectos en el desarrollo económico, social, político y ambiental.


La historia de Costa Rica en relación con el cambio climático empieza por la generación de electricidad a partir de fuentes renovables y el proceso de reforestación participan en los esfuerzos de lucha contra los impactos negativos del cambio climático - consideradas como acciones climáticas tempranas.


Tras estos, Costa Rica terminó caracterizándose por el desarrollo de una política gubernamental ambiental extensa y sólida, basada la Constitución política, la Ley Orgánica del ambiente, leyes sectoriales y particulares y convenios internacionales. De hecho, estas decisiones tempranas posicionaron el país como un referente internacional en la lucha en contra los impactos negativos del cambio climático.


Luego, en relación con las políticas directamente con el cambio climático, Costa Rica ha liderado la adhesión a convenios internacionales, con el cual ha desarrollado la Estrategia Nacional de Cambio Climático (ENCC). En 2018, el país publica la Política Nacional de Adaptación al Cambio Climático, y, en 2019, surge el tan famoso Plan de Descarbonización.


Lo que tenemos que notar, es que, a diferencia de muchos otros contextos, Costa Rica ha considerado el cambio climático no solo como una amenaza, sino también como una oportunidad de mejorar su competitividad y generar un sello propio.


En este contexto, la academia juega un rol importante en la articulación entre las empresas, el gobierno y la sociedad civil identificando el alcance de los impactos del fenómeno, soluciones, barreras y oportunidades de mejora, entre muchos otros. Sin embargo, como, sobre todo, se requiere de un propósito común para la implementación de soluciones, la academia tiene la voz necesaria para conllevar los diferentes actores a acuerdos y serios compromisos por parte de todos los interesados.


Los acuerdos y serios compromisos de las empresas, el gobierno y la sociedad civil conllevan a cambios profundos las costumbres de todos. Sin embargo, la confusión que existe sobre el cambio climático es importante (por ejemplo, las diferencias y interrelaciones entre desarrollo sostenible, el calentamiento global, el cambio climático y el manejo ambiental); y la información presentada en muchos medios, debido a veces por puntos de vista de algunos con intereses contrarios, tienen que estar tomada con mucho cuidado debido a la complejidad del tema.


Así, para permitir al desarrollo de soluciones estar en el centro de las tomas de decisiones tanto a nivel individual como a nivel profesional, es clave educar sobre el cambio climático, sus causas, consecuencias y oportunidades, que se ha vuelto una necesidad primordial para fortalecer las respuestas a los desafíos que enfrentemos.


Además, por el carácter universal del fenómeno, las soluciones tienen que provenir de todos los ámbitos y disciplinas a nivel nacional tanto como local. Por lo tanto, la academia contribuye también en diseminar el conocimiento sobre los elementos del cambio climático que faciliten la comprensión, análisis y criticidad sobre la temática con el fin de apoyar a las comunidades y la creación futuros profesionales responsables.


En escuelas y comunidades, el conocimiento sobre el cambio climático se ha también vuelto ineludibles para lograr un desarrollo sostenible. Al crear conciencia y promover este conocimiento, el desarrollo de capacidades se presenta como un catalizador para responder al cambio climático y tener un fuerte impacto hacia resultados durables; y el desarrollo de capacidades permite el empoderamiento de las comunidades, calidad base para el desarrollo local.


Este punto no es invento nuestro, se está igualmente promoviendo a nivel internacional, tal como por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que incita los países a promover, desarrollar y poner en práctica programas educativos, de capacitación y conciencia pública sobre el cambio climático y sus efectos.


En este contexto, más allá de los cursos impartidos en la Universidad, los Trabajos Comunales Universitarios (TCUs), actividad donde estudiantes y académicos realizan actividades con los diferentes sectores de la comunidad, presenta una excelente oportunidad para conllevar el conocimiento sobre cambio climático.


De hecho, a través de las actividades de TCU, la academia ofrece a los estudiantes y las organizaciones comunitarias la oportunidad de adentrarse en la temática, logrando no solo comprensión de esta sino también la creación de una conciencia sobre el tema, y dar un impulso a la implementación de soluciones, juntando los miembros de las comunidades frente el fenómeno.


Ahora bien, el TCU-724 ‘’Adaptación y mitigación del cambio climático hacia un desarrollo sostenible’’, de la Escuela de Ingeniería Química, se propone apoyar a la comunidad educativa a conocer el fenómeno del cambio climático. Como forma de vinculación dinámica y crítica, la actividad propone un trabajo en conjunto con escuelas y organizaciones comunitarias para desarrollar la conciencia y diseminar un conocimiento adecuado sobre el cambio climático.


Con este fin, el TCU se inicia formando los estudiantes de la Universidad en agentes de cambio a través de diferentes talleres que luego estructuran actividades pedagógicas en temas relativos al cambio climático combinando la exposición, comprensión y discusión.


Así la educación sobre el cambio climático permite promover el conocimiento, las habilidades, las actitudes, actuar de forma colaborativa y los valores necesarios para llegar a un futuro sostenible; y el TCU permite despertar conciencia en las comunidades y los estudiantes, ayudar a las comunidades a identificar sus problemas, juntos desarrollar soluciones, y sensibilizar a los y las estudiantes para que fortalezcan procesos de retribución hacia las comunidades, creando agente de cambio, no solamente en los estudiantes, pero también en las comunidades mismas.


No hay duda en cuanto la motivación de las comunidades, sin embargo, estas faltan las oportunidades para enterrarse del tema y sus soluciones - donde la Academia y los TCUs pueden aportar de manera significativa.



  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco

Suscríbase a Nuestro Boletín

Diálogos sobre el Bienestar impulsa temas urgentes en la conversación social para entender retos y promover soluciones generadas por el expertís costarricense. DsB es liderado por FLACSO Costa Rica y la Fundación Konrad Adenauer Stiftung.

© 2020 Diálogos sobre el Bienestar. Derechos Reservados.